Creación chamánica

Creación chamánica
Abrazo indálico

Por Juliana González Molina

lunes, 23 de noviembre de 2009

Tiempo de fundar una nueva realidad

La creación chamánica es un movimiento de renovación y apertura de la creación artística americana, que nos invita a asumir la gran responsabilidad de gestar el mundo nuevo, primero creándonos a nosotros mismos, como un hombre nuevo, como una mujer nueva, libre de los errores del pasado.

Es América la tierra destinada a dar a luz a la promesa de la nueva humanidad. Así lo vienen anunciando, desde hace décadas, nuestros poetas y abuelos indígenas, que han sido y serán siempre nuestros más auténticos profetas. Pablo Neruda, José Martí, Lezama Lima, Walt Whitman, Jorge Luis Borges, Silvio Rodríguez, Gioconda Belli, William Ospina, Violeta Parra, María Sabina, todos ellos le han cantado a un mismo sueño: América unida, patria donde nace la libertad, tierra que pare al ser humano completo, íntegro, total.

"El destino de América -tal como lo expresó el escritor mexicano Alfonso Reyes hace varias décadas-, comienza a definirse a los ojos de la humanidad como posible campo dónde realizar una justicia más igual, una libertad mejor entendida, una felicidad más completa y mejor repartida entre los hombres". En visión de América, Alejo Carpentier se anticipa a una geografía del hombre libre. Es la selva, para él, el lugar de la promesa, de lo porvenir."Todo tendrá que ser reconstruido, invencionado de nuevo -recuerda Lezama Lima-, y los viejos mitos, al reaparecer de nuevo, nos ofrecerán sus conjuros y sus enigmas con un rostro desconocido". Es allí donde se encuentran nuestros poetas y nuestros chamanes, en el mito poético, raíz esencial de nuestra creatividad. Y se encuentran para recordarnos que nuestro mito fundante es el mestizaje, la síntesis esencial de todas las razas y todas las culturas.

Hace miles de años pueblos ancestrales de América del norte y América central ensoñaron con una nueva gente que nacería en nuestro continente, esta nueva gente fue nombrada en las profecías ancestrales como la tribu arco iris, y se predijo que aparecería sobre el pecho de la madre tierra cuando la humanidad hubiese llegado a su noche más oscura, su misión, nos recuerdan las abuelas y abuelos indígenas, sería recordarle a sus hermanos que la hora más oscura es justo antes del amanecer, y que el tránsito de la oruga a la mariposa no podríamos atravesarlo por separado, que sólo unidos compartiendo un mismo sueño y una memoria común podríamos cruzar el portal hacia el nuevo tiempo.

El grito de libertad que se oyó en toda América en la voz de la generación del sesenta y setenta, para más tarde perderse en los laberintos de nuestra historia, hoy encuentra el centro desde dónde rehacer la revolución, pero ahora hacia dentro, ahora comprendiendo que para cambiar el mundo primero tenemos que cambiar nosotros mismos. Hoy, después de años de escepticismo, volvemos a creer en nuestras potencialidades, en nuestra naturaleza indómita, en nuestra realidad mágica, en la incertidumbre de nuestro impredecible destino. Recobramos la esperanza en nuestra hermandad y volvemos a cantarla, ahora comprendiendo que el enemigo más temerario se encuentra en nuestras propias entrañas y que la batalla sólo finalizará cuando logremos estar en paz con nosotros mismos, cuando descubramos que el mundo interior y el mundo exterior son uno solo.

La creación chamánica integra estéticas, lenguajes, corrientes y movimientos artísticos de distintas épocas y de diferentes culturas. El llamado es a crear nuevos caminos en el arte y en su relación con la vida, caminos de vanguardia que fusionen el yo en la totalidad. La creación chamánica conduce a la hermandad entre todas las culturas, todas las razas y todos los seres vivos que habitamos el planeta. Pero ahora somos conscientes de que para hermanarnos con los otros es preciso estar bien enraizados a nuestra propia tierra. Sólo naciendo desde el corazón de nuestro propio territorio podremos establecer vínculos sanos, libres de dependencias, apegos, manipulaciones, servidumbres y autoengaños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Canto, poesía, mito y divinidad interior